Harmusch participa en la publicación científica del primer estudio de estima de población a gran escala del gato montés.

A finales de enero de 2020 se ha publicado en la revista científica PLoS ONE [15(1): e0227708] un artículo titulado “Fragmentación y baja densidad como principales retos de conservación de las poblaciones más meridionales del gato montés europeo”. Se trata de un estudio pionero, en el que se estima por primera vez a una escala espacial muy amplia la situación de esta críptica y esquiva especie. En particular, por medio de un sondeo de campo basado en el foto-trampeo, se ha modelizado la distribución y abundancia del gato montés europeo (Felis silvestris silvestris) en los casi 90.000 km2 de Andalucía. El trabajo lo firman como co-autores dos miembros de nuestra asociación, que aparece como parte de las entidades participantes.

Ejemplar juvenil de gato montés. Imagen obtenida por cámara trampa en Sierra Arana (Granada) en el marco del estudio a largo plazo en el que colabora Harmusch (ver post previo).

Como resultados destacables, en el estudio ponemos de manifiesto la tremenda escasez de este felino, cuyas poblaciones estimadas aparecen en pequeños parches de hábitat óptimo muy fragmentados e incluso distantes entre sí. Las recomendaciones de conservación son evidentes, comenzando por una necesaria elevación de la categoría legal de amenaza del gato montés en Andalucía. En la actualidad, aparece como especie “de interés especial” en el Catálogo Andaluz de Fauna y Flora Amenazada, es decir, en la menor categoría de amenaza. El artículo ofrece a la Administración andaluza argumentos científicos sólidos para elevar su categoría a especie “vulnerable”. Esta clasificación no es banal, pues exige actuaciones de conservación oficiales. Algo imprescindible y prioritario pues, además de lo expuesto en el artículo, todo parece indicar que los gatos monteses ibéricos están desapareciendo en silencio; con la gravedad de que nuestros gatos conforman un linaje diferente al resto de las poblaciones europeas. Ya es hora de actuar, si no queremos encontrarnos en un escenario similar al del lince ibérico a finales del S.XX.

El artículo completo está disponible en el siguiente enlace (acceso abierto /open Access): https://doi.org/10.1371/journal.pone.0227708

 

Nuevo proyecto de Harmusch: situación y biología del gato de las arenas (Felis margarita) en el límite septentrional del Sáhara Atlántico.

El gato de las arenas (Felis margarita) es una de las especies de felino peor conocida. En parte debido a que su hábitat coincide con regiones remotas, en medios desérticos extremos, del norte de África, Península Arábiga y Asia central. Además, su distribución real dista bastante de encontrase bien determinada. La UICN lo ha reclasificado recientemente como en “Riesgo Menor” debido a su asumido amplio rango de presencia. Sin embargo, la triste realidad es que a fecha de hoy no se dispone de datos de calidad acerca de su situación local y de sus tendencias demográficas.

Imagen del área de estudio correspondiente al bloque preliminar de muestreo realizado entre diciembre de 2018 y abril de 2019.

Se han propuesto cuatro sub-especies, una africana, otra arábiga y dos asiáticas. La primera de ellas, la nominal (F. margarita margarita) mantiene uno de sus principales núcleos poblacionales, si no el más importante, en el Sáhara Atlántico. Al norte de esta vasta región, los datos sobre su estatus son muy escasos y oportunistas. Sin embargo, durante los sondeos de mamíferos realizados por Harmusch entre los años 2011 y 2018, hemos confirmado su presencia en la región comprendida entre el río Draa y la Seguia Al Hamra.

Esta circunstancia nos animó a iniciar un estudio acerca de su situación y biología dentro de dicha área. Investigación que hemos iniciado en 2018 en estrecha colaboración con la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (Profesor Emilio Virgós)  y la Universidad Mohamed V de Rabat (Profesor Abdeljebbar Qninba) y, como siempre, con la necesaria autorización del Haut Commissariat aux Eaux Et Forêts et à la Lutte Contre la Désertification de Marruecos

Nuestros objetivos son definir su estatus y conocer mejor la ecología de este interesante gato adaptado a medios desérticos extremos, para lo cual hemos elegido utilizar una metodología no intrusiva, basada en foto-trampeo. Los datos recopilados por los muestreos sistemáticos con cámaras trampa permiten obtener datos sobre: 1) presencia, 2) abundancia, 3) estructura, demográfica, 4) selección de hábitat, 5) ritmos de actividad y 6 ) relaciones inter-específicas. Todo ello con relativo bajo esfuerzo y mínimas molestias.

Entre diciembre de 2018 y abril de 2019 hemos realizado una evaluación metodológica de campo. Para ello instalamos un bloque de muestreo de 20 estaciones de foto-trampeo distribuidas en un área de 50 km2, con un diseño que persigue realizar estimas de densidad por métodos estadísticos de captura-recaptura. Este muestreo preliminar ha sido bastante satisfactorio, tanto por sus resultados respecto a la foto-captura de ejemplares (adecuadas para estimas de densidad), como por las lecciones prácticas aprendidas, aplicadas tanto a la colocación de cámaras en grandes llanuras saharianas azotadas por el viento, como al número de estaciones necesarias.

Ficha de identificación de una de los ejemplares de gato de las arenas detectado por las cámaras-trampa dentro del bloque preliminar de muestreo.

Nuestra intención es continuar con el estudio, centrándonos en el bloque preseleccionado y ampliando el muestreo a nuevos bloques, en función de los escenarios económicos que enfrentemos. Para ello esperamos contar con el apoyo del Zoo de Barcelona a través de la firma de un convenio de colaboración, en el marco de su importante línea de apoyo a la conservación in situ de especies amenazadas.

Tras los misteriosos gatos monteses

El gato montés europeo (Felis silvestris silvestris) es un felino muy difícil de estudiar, en parte debido a sus muy discretas costumbres, en parte por su extrema escasez. La Península Ibérica probablemente mantiene su mayor población a nivel mundial pero, desde un punto de vista científico, aquí no se le ha dedicado todo el esfuerzo que merece. En consecuencia, detalles claves de su ecología, imprescindibles para asegurar una adecuada conservación, son prácticamente desconocidos. De hecho, la limitada información que de manera irregular nos llega con cuentagotas, indica que el gato montés está haciéndose cada vez más raro, sin que nadie sepa explicar las causas. Por este motivo, miembros de Harmusch decidieron iniciar un estudio a largo plazo del gato montés. Se ha puesto en marcha un proyecto de investigación en el que participa el Dpto. de Zoología de la Universidad de Granada y el Dr. Emilio Virgós desde la Universidad Rey Juan Carlos. Dicho proyecto consiste en estudiar a largo plazo la ecología del gato montés en un área piloto, concretamente en Sierra Harana (provincia de Granada), a fin de averiguar los factores y problemas que condicionan a esta población diana.

Instalación del collar de radio-seguimiento a una hembra de gato montés de Sierra Harana.

El estudio se inició en octubre de 2017 con una campaña de captura de gatos monteses, cuya finalidad fue doble: hacer chequeos sanitarios, a cargo de Elena Bertos, e instalar radio-collares de seguimiento remoto. Varios miembros de Harmusch colaboraron en las capturas con jaula-trampa, así como en el seguimiento posterior de los tres gatos que se han conseguido capturar hasta diciembre de 2018, dos hembras y un macho. El trabajo continúa con el radio-seguimiento rutinario de los gatos y con un muestreo paralelo por foto-trampeo. En abril de 2018 se instalaron 20 cámaras-trampa a fin de obtener una estima del tamaño poblacional por captura-recaptura.

Javi Herrera (Harmusch) radio-localizando a uno de los gatos monteses en Sierra Harana.

Durante este corto periodo inicial hemos constatado un importante descenso de la población desde el año 2014, cuando se llevó a cabo una estima por captura-recaptura, lo que confirma nuestras sospechas: el gato montés se está perdiendo en silencio, sin que la Administración Medioambiental lo sepa. Una de las hembras radiomarcadas fue matada en un coto de caza, aunque la otra nos ha dado una gran alegría, pues ha tenido una camada de tres cachorros. Hasta donde sabemos, son los primeros que se localizan en un seguimiento científico de esta especie en España. Seguiremos informando de las novedades de este proyecto, que está siendo autofinanciado -una seña de identidad de la que querríamos prescindir- hasta la fecha, aunque al menos cuenta con un importante apoyo logístico de la Delegación de Medio Ambiente de Granada (Junta de Andalucía).

Gato montés fotografiado por una cámara-trampa en Sierra Harana.

En busca del caracal (I)

El 18 de febrero un equipo formado por miembros y colaboradores de Harmusch parte de nuevo hacia el sur. Allí nos espera el Dr. Sidi Imad Cherkaoui y el investigador doctorando Thomas Lahlafi . Este equipo hispano-marroquí muestreará una zona del Medio Atlas en busca de indicios de la presencia de caracal (Caracal caracal algira).

Como siempre, contamos con el importantísimo apoyo, colaboración y autorizaciones de “Le Haut Commissaire aux Eaux et Forest et a la Lutte contre la Desertification” del gobierno marroquí y, en esta ocasión, también con la colaboración del Parque Nacional Ifrane.

caracal2

Se busca al dueño de estas huellas

El caracal es un felino de tamaño medio con amplia distribución en África y sur de Asia, y que ocupa una amplia diversidad de hábitats. Aunque en el noroeste de África existe una de las zonas de distribución histórica, la poca información que se tiene de la especie indica que este felino aparece de forma intermitente y en  densidades muy bajas.

En las últimas décadas y en el área de trabajo que nos proponemos prospectar, solo existen algunas observaciones e indicios de la especie ─incluida una cita del propio Dr. Sidi Imad─ y rastros de su presencia hallados por miembros de Harmusch, esta vez actuando en calidad de técnicos contratados dentro de un proyecto de la Universidad de Alicante.

El equipo de campo, con amplia experiencia en trabajos con felinos silvestres, muestreará la zona para confirmar si existe o no una población estable de la especie y, si así fuese, obtener primeras aproximaciones a aspectos ecológico básicos como su densidad de población, alimentación, etc.

caracal_1

Por esos campos del señor…o de Alá

Expedición al Djebel Ouarkziz, Reg Labyad y Montes Aydar. Navidades 2016.

Como viene ya siendo tradición, hemos vuelto a pasar el cambio de año en el desierto. En esta ocasión el principal objetivo de la expedición ha sido instalar varios bloques de cámaras-trampa, que serán retiradas el próximo mes de abril. La idea es conseguir un elevado esfuerzo de foto-trampeo que nos permita obtener información de calidad sobre distintos aspectos de la ecología de los medianos y grandes mamíferos de nuestra región de estudio. Por supuesto, también esperamos captar imágenes de algunas especies que hasta ahora o bien han esquivado las cámaras, o bien tenemos dudas sobre su presencia actual.

oteando-gacelas

Hemos dejado instaladas 34 cámaras en cinco zonas distintas que representan a importantes biotopos locales: áreas abruptas del Djebel Ourkziz, oueds cubiertos de acacias del Reg Labyad, ramblas entre las oscuras lomas del Aydar Negro y por fin en algún oasis perdido. Si todo va bien (el viento no causa exceso de disparos, los lugareños respetan el material…), la próxima primavera tal vez colectemos interesantes imágenes de gacelas de Cuvier, arruís saharianos, lobos dorados, gatos, zorros, rateles, etc. Y quien sabe si caerá la esquiva mangosta esbelta, la zorrilla líbica o incluso la amenazadísima hiena rayada (puestos a imaginar: el guepardo sahariano sería el premio máximo).

escalon-norte-djebel-ouarkziz

Durante la instalación de las cámaras hemos aprovechado para tomar más datos sobre la fauna del desierto y, en particular, recoger muestras de carnívoros para su análisis molecular, actividad que desarrollamos en el marco de una colaboración entre Harmusch y la Estación Biológica de Doñana. Destacamos la observación de diez gacelas de Cuvier distintas y veinticuatro carnívoros de seis especies, casi todos ellos durante foqueos nocturnos a pie: siete lobos dorados, cuatro zorros rojos, un zorro de Ruppel, nueve gatos monteses, dos ginetas y un ratel. Este último se trata de la primera observación directa de este gran mustélido por nuestro equipo.

Sin duda, ha sido la expedición del ratel, pues además de disfrutarlo en directo, hemos encontrado gran cantidad de huellas y excrementos que serán muy útiles para continuar con los estudios de su ecología trófica. Las observaciones de aves tampoco han estado mal, como es norma, y entre los herpetos, nuestro colaborador habitual Luis Cardenete encontró una serpiente gato norteafricana, un registro muy importante debido a la notable escasez de datos en Marruecos.

bubo-ascalaphus

La nota negra la puso una partida de cazadores que nos encontramos en el Aydar Rojo. Venían con su todo-terreno desde El Aaiúm a por gacelas de Cuvier y de arruís, como nos confesaron sin ningún tapujo. Aunque en realidad esta gente le dispara a todo bicho viviente. Eso sí, muy amablemente nos ofrecieron una liebre que acababan de matar desde su vehículo. En esta región de enorme valor para la conservación de la fauna sahariana los furtivos siguen campando a sus anchas. Menos mal que la orografía juega a favor de la fauna, dando algo de protección a los animales que aún sobreviven a los dañinos depredadores humanos. Pero ¿hasta cuándo?

En este viaje hemos encontrado el desierto en una de sus versiones más espectaculares por las copiosas lluvias caídas en noviembre. La floración de miles de margaritas amarillas, gamones y lirios hace que las habitualmente desoladas laderas de los cerros aparezcan llenas de color. En los oueds hemos visto abundantes parches de intenso verde que  se nos antojaban norteñas praderas totalmente desubicadas. La explosión de vida animal esta primavera va a ser muy notable, a ver qué nos cuentan las cámaras-trampa.

20161229_173225

Como siempre, nuestro más sincero agradecimiento al profesor Abdeljebbar Qninba por la gestión del permiso de investigación, y a Bujarkay, por los excelentes todo-terrenos que pone a nuestra disposición. Han participado en la expedición: Ángel Arredondo, Inma Cancio, Jose María Gil-Sánchez, Miguel Ángel Díaz-Portero, Javier Herrera-Sánchez,  Javier Rodríguez-Siles, Juanma Sáez-Muñoz, Gerardo Valenzuela, Ugo Melone y Luis Fernández-Cardenete.

pc290010

Jornadas Alzacola. Conclusiones.

Tal y como anunciamos os ofrecemos las conclusiones de las jornadas técnicas celebradas en Villa del Río. Hemos tardado un poco más de la cuenta debido a los esfuerzos de síntesis y edición que merecía la categoría del evento y de la gente que acudió. Además ahora mismo nos encontramos inmersos en plena preparación de la expedición navideña. Los wasaps y correos van y vienen para preparar provisiones, jerrycans y cámaras trampa. Mientras uno busca planchas para la arena otro trata de hacerse con algún track que nos pueda sacar de un probable atolladero. Mientras uno busca el vino para pasar el fin de año entre las arenas, otro negocia los permisos y otro resuelve el problema de los ferrys.

Así que aquí os dejamos con las conclusiones de estas magníficas jornadas y terminamos de afinar detalles que nos permitan volver al desierto y, sobre todo, nos garanticen volver para contarlo. ¡Felices Fiestas!

file-page1

file-page2

file-page3

Alzacolas revoloteando por Villa del Río

El fin de semana pasado se celebraron en Villa del Río las I Jornadas sobre alzacola rojizo organizadas por la Asociación Harmusch. Tuvimos el placer de contar con grandes profesionales de sectores relacionados con la investigación, agricultura, ornitología, conservación y custodia de territorio.

img-20161122-wa0021

El día 19 las charlas técnicas versaron sobre el seguimiento y el estado de conservación de la especie. Además se presentaron las amenazas a las que se enfrenta el alzacola rojizo en diferentes puntos de la Península Ibérica. También pudimos informarnos sobre las importantes herramientas de gestión de zonas excluidas de cualquier figura de protección o la Red Natura 2000. Este aspecto es importante para una especie cuyo hábitat son las zonas agrarias. Algunas de las herramientas de gestión más potentes para ello son las de  custodia de territorio y los PDR (Programas de Desarrollo Rural) que integran medidas agroambientales para un manejo sostenible de los cultivos y conservación de las especies.

img-20161122-wa0019

Uno de las ponencias en el Ayuntamiento de Villa del Río

El domingo día 20 se obtuvieron conclusiones importantes en los grupos de trabajo que establecimos ─“Custodia” y “Seguimiento”─ las cuales publicaremos próximamente.

Desde la Asociación Harmusch queremos agradecer la colaboración del Ayuntamiento de Villa de Río por cedernos sus instalaciones y su apoyo. Reseñar especialmente el apoyo de la Concejala de Medio Ambiente Maria José Jurado a estas Jornadas, quien mostró un gran interés y preocupación por la situación de amenaza de esta especie. También una “ola gigante” a Álvaro Horcas por inmortalizar todas las jornadas en material televisivo no menos importante para la divulgación  de los trabajos y conocimiento de la especie.

Muchas gracias a todos los ponentes y participantes que se desplazaron desde diferentes puntos geográficos (Madrid, Alicante, Murcia, Extremadura, Córdoba, Jaén, Sevilla, Huelva y Cádiz principalmente) para debatir y tomar decisiones para impedir el drástico declive poblacional del alzacola rojizo.

img-20161122-wa0030

El gran Benigno, incondicional de Harmusch. ¡Gracias Maestro!

Agradecer finalmente a grupos locales como Sierra Morena Active por formar parte de la organización y a particulares como Elena González García, que desinteresadamente nos prestaron su tiempo y su interés. Y como no, a Vicky y Kike, productores de miel ecológica autóctona, que nos endulzaron las jornadas con la degustación de sus mieles y su sabor mediterráneo.

A TODOS, ¡¡¡MUCHAS GRACIAS!!!

img-20161122-wa0018

I Jornadas Técnicas sobre el alzacola rojizo: estado de conservación y amenazas

img-20161020-wa0000

Los días 19 y 20 de noviembre tendrán lugar en Villa del Río (Córdoba) las “I Jornadas Técnicas sobre el alzacola rojizo: estado de conservación y amenazas”. Organizado por nuestra Asociación de Conservación de Fauna, Harmusch.

La drástica transformación y fragmentación del hábitat sumado a los usos intensivos de herbicidas y pesticidas están provocando un alarmante declive en las poblaciones del alzacola rojizo debido a que sus zonas de reproducción están vinculadas a zonas agrícolas fundamentalmente. Por ello, la  organización de estas Jornadas nace de una urgente necesidad  de crear un punto de encuentro entre profesionales dedicados al estudio de esta especie y otros especialistas en gestión de la conservación, producción integrada y custodia de territorio. Podéis ver más detalles sobre  nuestro estudio pinchando aquí.

El día 19 será  de Jornadas abiertas para todo el público que tenga interés, donde se expondrán charlas sobre los trabajos de seguimiento realizados con esta especie en diferentes puntos geográficos a nivel nacional y otras sobre gestión de zonas agrícolas y custodia de territorio.

El día 20 será dedicado exclusivamente a los Grupos de trabajo formados por personas que fueron previamente invitadas y que cuentan con experiencia, conocimiento e interés en las temáticas propuestas anteriormente.

Gracias al apoyo y colaboración del Ayuntamiento de Villa del Río, Instituto de Investigación y Formación Agraria y  Pesquera (IFAPA), grupo de anillamiento Fahs All Ballut, Sierra Morena Active, Revista Quercus y Deportes Natura tendremos la oportunidad de debatir y trabajar sobre aspectos claves para la conservación de esta especie amenazada.

Lugar de celebración:

Día 19 de noviembre. Jornadas abiertas para todo el público interesado.  A partir de 9:30 en el Salón de Plenos (Ayuntamiento de Villa del Río, Córdoba).

Día 20 de noviembre para grupos de trabajo en la Casa de La Juventud (Villa del Río)

Próximamente publicaremos el Programa de las Jornadas con más detalles.

Para más información: proyectoalzacola@harmush.com

Nota sobre el estudio del Alzacola rojizo

Tras los  tórridos meses estivales podemos poner fin a la nueva  temporada de estudio de la población de alzacola rojizo (Erythropygia galactotes), localmente conocido como “rubica”. Es una de esas actividades colaterales (para más detalle véase el proyecto) que miembros de Harmusch desarrollan en paralelo junto a otro tipo de iniciativas mientras llega el tiempo de las expediciones saharianas.

alzacola_01

Alzacola rojizo (Erythropygia galactotes)

Trabajando en estrecha colaboración con el grupo de anillamiento Fahs Al Ballut, venimos realizando el seguimiento desde 2014 de una población concreta de alzacola rojizo localizada entre las provincias de Jaén y Córdoba. Además hemos contado con aval científico de Emilio Virgós, profesor titular del Departamento de Biología, Geología, Física y Química inorgánica de la Universidad Rey Juan Carlos y apoyo de  instituciones locales.

Nuestro trabajo se ha basado principalmente en el seguimiento de la población de alzacolas mediante censos, búsqueda de nidos, marcaje con anilla metálica y PVC y estudio de la disponibilidad de recursos alimenticios a partir de trampeo de insectos. Los resultados obtenidos en estos años indican que se trata de una población con un tamaño mínimo de 50 individuos y que muestra fidelidad por el territorio, habiéndose obtenido alrededor de un 36% de recapturas respecto a los ejemplares marcados en el año 2015.

alzacola_02

Colocando redes para la captura y anillamiento de ejemplares

Por otro lado, el estudio de la disponibilidad de alimento muestra que el viñedo es el hábitat con mayor diversidad de insectos, por encima del ecotono viñedo/olivar y del propio olivar. Este hecho, unido al elevado número de nidos localizados en el interior del viñedo, parece indicar una alta selección de este hábitat por parte del alzacola. La reciente sustitución de parte de la superficie de viñedo por olivar (un 32,6% entre el año 2014 y 2015) y el futuro incierto del viñedo que aún permanece implantado podrían poner en peligro esta población.

alzacola_03

Buscando nidos en el viñedo…

Los “parches” de viñedo inmersos en una matriz de olivar aportan heterogeneidad en el hábitat a nivel estructural (zona de alimentación y nidificación), así como diversidad alimentaria. La simplificación del paisaje agrícola, unida al carácter intensivo del cultivo del olivar en esta zona, con una elevada utilización de pesticidas y herbicidas y ausencia de lindes de vegetación, suponen una amenaza para el alzacola y otras especies ligadas a agroecosistemas.

alzacola_04

…encontrando nidos en el viñedo

Harmush continuará durante los próximos años trabajando en el seguimiento y conservación  de esta especie,  así como en las líneas de custodia de territorio, ecología y gestión de la conservación del hábitat.

????????????????????????????????????

Expedición al Djebel Ouarkziz y montes Aydar: buscando arruí sahariano

20160324_112653

Harmusch no falta a su cita con el desierto, continuando con la serie de campañas faunísticas iniciada en 2011, esta vez tocaba la de Semana santa. En esta ocasión nuestra meta es sondear las poblaciones del esquivo y escaso arruí sahariano (Ammotragus lervia sahariensis), que contará con la colaboración de la Estación Experimental de Zonas Áridas del CSIC (EEZA) de España y el  Research Center in Biodiversity and Genetic Resources (CIBIO) de Portugal.

Este caprino se distribuye en las regiones con mayor relieve y escarpadas de los desiertos y subdesiertos del norte de África. El arruí sahariano es una de las seis subespecies de arruí que existen. Su nombre genérico Ammotragus significa “cabra de las arenas” y poco o nada se sabe de sus poblaciones naturales, si bien se ha estudiado en cautividad y en áreas en las que ha sido introducido para su caza, como Sierra Espuña (Murcia). Actualmente se le considera en situación “vulnerable” por la UICN y su principal amenaza es, como no, la caza indiscriminada, que le ha conducido a su casi desaparición, como ya habíamos comprobado en expediciones anteriores.

Otro de los objetivos ha sido realizar fototrampeo en los Montes Aydar especialmente dirigido al caracal (Caracal caracal) y a la mangosta esbelta (Herpestes sanguinea), un área donde probablemente se puedan encontrar estos dos huidizos carnívoros, además de obtener información de la fauna silvestre amenazada y / o poco conocida.

El equipo, en esta ocasión, ha estado formado por siete personas, por orden alfabético: Aitor Rincón, F. Javier Herrera, Jesús De Lucas, Luis Llaneza, Marcos Mallo, Salvador Castillo, y  Ugo Mellone. Finalmente se llevaron a cabo cuatro puntos de muestreos a pie en el Djebel Ouarkziz con un recorrido total de 261 km. En los transectos se han recogido excrementos para su análisis genético y localizado varios puntos con encames, excrementos y huellas de arruí. También se pudieron fotografiar tres machos adultos, con lo que hemos obtenido una de las escasas fotografías que existen de esta subespecie en su medio natural.

UNGULADOS.jpg A y B) machos de arruí saharianos, C) gemelos de gacela de  Cuvier

Sin duda, aquella imagen de tres ejemplares irrumpiendo desde las quebradas laderas, quedará indeleble en nuestra retina. La experiencia adquirida en esta expedición es de gran valor para elaborar protocolos y dirigir los muestreos, para así, disminuir el efecto de detección imperfecta de esta especie. Por otro lado, hemos comprobado que el arruí sahariano encuentra,  en esas escarpadas laderas, un excelente refugio. En consecuencia, este macizo montañoso, con una extensión lineal de al menos 500 km, probablemente actúe como un corredor biológico de un enorme valor para la conservación de esta especie.

La gacela de Cuvier (Gazella cuvieri) fue otro de los ungulados detectados. En los puntos muestreados obtuvimos tres encuentros: una hembra en avanzado estado de gestación, dos gemelos de aproximadamente 1 año y tres individuos que no se pudieron identificar (ni su edad, ni su sexo). También se divisaron en los foqueos nocturnos al zorro de Rüppell (Vulpes rueppellii) y al gato montés africano (Felis lybica).  A su vez se detectó la presencia del zorro rojo (Vulpes vulpes) y la gineta (Genetta genetta), los cuales encuentran aquí su área más meridional de distribución, además de al lobo dorado africano (Canis anthus) y a la hiena rayada (Hyaena hyaena). Para esta última se localizó un cubil con dos cavidades separadas y un excremento probablemente reciente. Por último, también divisamos varios grupos familiares de la inquieta ardilla moruna (Atlantoxerus getulus) y observamos varias liebres (Lepus sp.).

CUBIL HIENA.jpgCubil de hiena rayada con restos óseos de dromedario, arruí, gacela de Cuvier y cabra doméstica (A y B), excremento de hiena rayada (C)

Por otra parte, el fototrampeo se llevó a cabo con 3 cámaras en el Oued Afra y 17 en el oued Awkayra, al sureste de los Montes Aydar, dándonos gratas sorpresa. Con tan solo 74 cámaras-trampa-noche obtuvimos cuatro carnívoros: el gato montés africano, el lobo dorado africano, el zorro rojo y nuevas imágenes del ratel.

FOTOTRAMPEO.jpgCapturas fotográficas mediante cámara trampa: zorro rojo (A), gato montés africano (B), ratel (C) y liebre de la sabana (D)

Como ya sabemos Harmusch es multidisciplinar, y va buscando todo bicho viviente que more en el desierto. Otra parte de nuestros esfuerzos se emplea habitualmente en aumentar nuestro conocimiento sobre la comunidad de micromamíferos. En total cuatro especies fueron registradas mediante trampas Sherman: el ratón espinoso (Acomys cahirinus), el jerbo de campo (Gerbillus campestris), el jerbillo enano de Egipto (Gerbillus amoeus) y el lirón de cola negra (Eliomys melanurus), todas ellas en el área del Djebel Ouarkziz.

MICRO.jpg   A) Ratón espinoso, B) lirón de cola negra, C y D) jerbo de campo

Respecto a las aves hemos observado al menos cuarenta especies, de las cuales destacamos: el águila real, el ratonero moro, el halcón borní, el halcón tagarote, el búho desertícola, la ganga coronada, el alcaraván, el camachuelo trompetero, el escribano sahariano, la collalba culiroja, la alondra cornuda sahariana y la alondra ibis entre otros.

Finalmente hemos de agradecer al Alto Comisariado de Agua y Bosques, y Lucha contra la Desertificación por las autorizaciones para las expediciones, y muy especialmente a Abdeljebbar Qninba (Universidad Mohamed V) y a aquellos compañeros de expedición que nos han acompañado con su esfuerzo, ganas y buenos ratos, en este remoto lugar donde nunca nos dejara de sorprender la soledad y la armonía de sus paisajes. Y también nuestra gratitud a la empresa Bujarkay que una vez más nos alquiló unos excelentes todo-terreno, imprescindibles para estas singladuras.

UME_0349