Harmusch participa en el XV Congreso de la SECEM

Una parte importante de los proyectos y trabajos desarrollados en la conservación de la biodiversidad es la difusión y publicación de los resultados obtenidos. Su publicación en revistas científicas permite su evaluación por parte de la comunidad científica, así como su replicación por parte de otros equipos. En muchas ocasiones, un paso previo es la presentación de los resultados principales, un resumen de los mismos o resultados preliminares en jornadas, congresos y otros encuentros científicos similares.

Sin duda, en nuestro caso, es una parte más ardua que los propios trabajos de campo, aunque este se desarrolle en ambientes hostiles y remotos, como es nuestro caso. En efecto, el Sahara es el escenario donde Harmusch desarrolla una de sus líneas principales de estudio y conservación de fauna. 

Hace unos días, la Sociedad Española para la Conservación y Estudio de los Mamíferos (SECEM) ha celebrado su decimoquinto Congreso, un encuentro bianual que agrupa a una buena parte de los investigadores y entusiastas de la mastozoología de esta parte del mundo: casi 400 asistentes que trabajan con las distintas especies de mamíferos no voladores. Recordamos al lector que los murciélagos tienen su propia sociedad científica SECEMU, que también organiza este tipo de encuentros técnicos con periodicidad regular.

En esta ocasión, el XV Congreso de la SECEM se ha desarrollado en la ciudad de Córdoba, en un enclave histórico que acogió un antiguo convento fundado por la orden de los Carmelitas Descalzos en el siglo XVI, y que actualmente alberga en sus estancias la Faculta de Derecho y Ciencias Económicas y Empresariales.

El apretado programa contaba con más de cien comunicaciones orales y unas setenta presentaciones en formato póster y dos conferencias plenarias. Todo eso se desarrolló durante los días 4, 5 y 6 de diciembre. En diferentes sesiones simultaneas se habló de osos, lobos, linces, meloncillos, gatos monteses, nutrias, foto-trampeo, genética, micromamíferos, liebres y conejos, y ungulados entre otros. En esta ocasión, desde Harmusch y en colaboración de distintas entidades como la Estación Biológica de Doñana, el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos y el Instituto Científico de Rabat en Marruecos, hemos presentado los resultados de los últimos trabajos sobre fauna sahariana que estamos desarrollando en la fachada atlántica del desierto del Sahara.

En concreto, hemos presentado dos comunicaciones. Una primera, en la que expusimos en una acelerada charla los resultados preliminares sobre nuestros esfuerzos por definir el área de ocupación del gato de las arenas (Felis margarita) en el Sahara Atlántico, así como distintos aspectos básicos de su ecología como uso del hábitat, densidad, ritmo de actividad y relaciones depredador-presa. Un trabajo que resume y analiza dos de las metodologías no intrusivas que hemos empleado para rastrear a este felino especialista en ambientes desérticos como son la búsqueda activa de indicios indirectos (huellas y excrementos) y el foto-trampeo.

Por otro lado, analizamos las diferencias ecológicas que rigen las comunidades de carnívoros que ocupan dos de los biotopos principales de nuestras zonas de trabajo, así como su capacidad de resiliencia. En base a muestreos no intrusivos sobre los dos hábitats, montes (djbels) y llanuras (regs), hemos estudiado si el tamaño corporal afecta: (i) a la composición de las comunidades de carnívoros, y (ii) a la resiliencia de las distintas especies a la sequía.

Os adjuntamos los resúmenes de estos trabajos que actualmente están en revisión para su publicación –esperemos– en una revista científica como marca la ortodoxia científica. Además, podéis echar un vistazo al póster presentado:

Como muchas otras cosas de nuestra vida, hemos tenido que suspender por causa de la pandemia global nuestras incursiones en el Sahara. Esperamos que en un futuro próximo podamos embarcarnos en una nueva expedición al sur para seguir desentrañando los secretos de la fauna sahariana. Por el momento daremos prioridad al trabajo de gabinete que nos permite procesar toda la información que hemos ido reuniendo estos años de expediciones.

Resumen “Aplicaciones de métodos no intrusivos al estudio del gato de las arenas.” Los mamíferos elusivos de zonas remotas se encuentran entre los vertebrados peor conocidos, pudiendo estar amenazados algunos de ellos, por lo que la evaluación de métodos de sondeo logísticamente viables es crucial de cara a mejorar su conocimiento y manejo. La búsqueda de indicios indirectos (excrementos y huellas) y el foto-trampeo son dos métodos no invasivos extensamente usados para el seguimiento de mamíferos crípticos. Ambos pueden ser particularmente útiles para obtener información relevante sobre la fauna de áreas remotas, ya que permiten la implementación de diseños de muestreo de campo óptimos. El gato de las arenas (Felis margarita) es un felino de hábitos nocturnos, que se distribuye por el Sáhara, la Península Arábiga y los desiertos de Asia occidental. Tanto su ecología básica como su situación real se conocen muy poco, por lo que los impactos de las amenazas de conservación son difíciles de valorar. Se han registrado descensos locales y más atención científica ha sido reclamada para esta especie. En base a muestreos a gran escala desarrollados en el Sáhara Atlántico, hemos evaluado las aplicaciones de sendos métodos no intrusivos para estudiar al gato de las arenas. Nuestros resultados demuestran que el foto-trampeo puede ofrecer datos consistentes sobre aspectos básicos de su ecología, desde presencia y densidad a patrones de actividad y relaciones inter-específicas, dentro del marco de un diseño metodológico viable. Los muestreos de excrementos para obtener datos moleculares fueron totalmente infructuosos, aunque sería necesario desarrollar más estudios en otros escenarios. Las huellas ofrecieron mejores resultados, aunque muy condicionados por problemas de identificación y por el efectos combinados del sustrato y del viento. Más allá de nuestra evaluación metodológica, mostramos algunos aspectos relevantes sobre la ecología de este felino en el Desierto del Sáhara, como uso del hábitat, densidad, ritmo de actividad y relaciones depredador-presa.

Resumen “El tamaño corporal rige la selección de hábitat y la resiliencia específica en una comunidad de carnívoros del Desierto del Sáhara.” El tamaño corporal es un parámetro biológico clave que condiciona la distribución y la abundancia de las especies. La distribución de tamaños se ha utilizado para explorar la partición de nicho dentro de una comunidad, así como para cuantificar la resiliencia relativa de distintas comunidades. El Sáhara es una eco-región hiper-árida antigua que alberga una enorme biodiversidad, incluyendo una rica comunidad de mamíferos carnívoros. Se trata por tanto de un escenario muy interesante para explorar las hipótesis que explican las interacciones a nivel de comunidad y la resiliencia, especialmente si se considera la situación de Cambio Global en la que los desiertos sufrirán un impacto probablemente notorio. A través de muestreos no intrusivos de carnívoros realizado en los dos ambientes dominantes en el Sáhara Atlántico, montes –djbels– y llanuras –regs-, hemos estudiado si el tamaño corporal afecta: 1) a la composición de las comunidades de carnívoros, 2) a la resiliencia de las distintas especies a la sequía. Guardando una clara relación con el tamaño, las comunidades fueron totalmente diferentes entre los djbels (habitados por especies de 4,5-11,5 Kg) y los regs, (habitados por especies de 0,5-3,25 Kg). Realizamos análisis de selección de hábitat de tercer y cuarto orden, que también ofrecieron diferencias relacionadas con el tamaño, siendo las especies mayores las más limitadas por las variables estudiadas (estructura, vegetación, presas, disponibilidad de agua, competencia intra-gremial, presión humana). Por último, encontramos una relación significativa negativa entre el tamaño y la resiliencia a la sequía, medida a través de la tasa de cambio en la abundancia tras periodos de notable escasez de lluvias. Estos resultados se discuten en el contexto de las cinco hipótesis no excluyentes que se han propuesto para describir los patrones de distribución de tamaño: energética, filogenética, biogeográfica, discontinuidad de hábitat e interacciones en la comunidad (p.e. competencia).