Expediciones zoológicas al Sahara Atlántico

Uno nunca sabe muy bien cómo le ven desde fuera. Cuando se trata de un grupo más o menos heterogéneo aunque con intereses y gustos en común, como puede ser Harmusch, lo que uno puede esperar es que a veces nos cataloguen como un poco descarriados, algo atípicos, con alguna cosa interesante que contar. Aunque tampoco podemos enfadarnos si alguien nos califica de personajes inmaduros en busca de sueños imposibles.

La idea de escribir este libro surge tras el interés que Nacho Ruiz, editor de Ediciones Rodeno, nos muestra tras leer un artículo publicado en Quercus (Asociación Harmusch. 2015. Tras los pasos de Valverde: expediciones al Sahara Occidental. Quercus. Cuaderno 348: 26-33) en el que dábamos cuenta de nuestras expediciones al Sahara y sus hallazgos zoológicos. Así, el verano transcurre entre calores soporíferos y versiones que de los distintos capítulos nos enviamos de unos a otros y que, poco a poco, se van puliendo y ensamblando.

Consideramos que era importante contar con un prologuista cualificado, alguna figura relevante que nos permitiese añadir interés al libro. Cuál fue mi sorpresa cuando Benigno Varillas se prestó para tal cometido. Para mí era una especie de reencuentro, puesto que a Benigno lo conocí, cuando era niño, gracias a que mi padre, Silvio Martínez, y su gran amigo Miguel Ángel García-Dory que contribuyeron con artículos cuando Quercus echaba a andar. Benigno Varillas fue el fundador de una revista que es referencia en el ecologismo español y su maestría narradora se consagró definitivamente, en mi opinión, con una excelsa biografía sobre Félix Rodríguez de la Fuente, libro de más de 700 páginas que no pude parar de leer.

33_0 hacia cerros_r

Rumbo sur

Como escritor me correspondió redactar una buena parte del libro y revisar todo lo que se iba haciendo. Cuando llegó a mis manos el prólogo de Benigno me quedé algo más que sorprendido. Lo cierto es que me emocioné. Advertí cómo nos veían desde fuera y, aunque como dije al principio las opiniones pueden ser muy diversas, está era relevante, porque provenía de un periodista ambiental consagrado que, por ejemplo, ha recibido el Premio Nacional de Medioambiente. Así comienza su prólogo Benigno Varillas:

«África fue el último continente explorado por los europeos. A su nombre quedó asociada la imagen de expedicionarios de leyenda que se abrieron paso por sus costas, sabanas, selvas y desiertos. A esa saga de hombres míticos pertenecen los curtidos naturalistas que en este libro hacen balance de sus aventuras por el Sáhara, descubriendo mucha de su fauna que se creía extinguida. Son los últimos representantes de una estirpe de espíritus libres, llenos de curiosidad y pasión por ver de cerca y saber más de la vida salvaje».

Lo que uno siente tras leer este párrafo y verse incluido en esa saga es una inmensa alegría por haber tenido la oportunidad de formar parte de Harmusch y disfrutar de la sabiduría de mis compañeros, de su amistad y de su compañía. De repente las cosas cobran sentido y aunque las expediciones no tengan por objeto buscar reconocimiento, ni palabras de este calibre, es imposible no sentirse reconfortado por ellas.

Blog_446

Explorando una cubil de hienas, en plena acción

Han sido muchos años de dar bandazos, por selvas, desiertos y montañas (y lo que queda), han sido unos meses duros de redacción, de discusiones (amistosas) con los compañeros de aventura para que el libro llegase a buen puerto. Por fin el libro se presentó en la SECEM y ya está a vuestra disposición.

En él el lector podrá encontrar al menos dos cosas. En primer lugar una narración desenfadada del devenir de las expediciones, que permitirá conocer de primera mano los detalles logísticos y más o menos divertidos de estos viajes. La segunda parte se vale de un lenguaje más técnico para exponer, a partir de los sondeos faunísticos llevados a cabo, los hallazgos científicos y nuestras primeras conclusiones sobre el estado de estos sugerentes y duros ecosistemas.

Desde Harmusch queremos transmitir al público de todo tipo el extraordinario valor de estos ecosistemas. Somos conscientes de que los temas que aquí se tratan nunca fueron muy rentables, aunque tienen buena prensa. Pese a todos los obstáculos que hemos ido encontrando vamos montando nuestras vidas en torno a estos sueños, sueños que ya nos encargamos nosotros de luchar para hacerlos realidad.

Blog_445_Harmusch y Benigno Varillas

Parte de Harmusch con el insigne Benigno Varillas, en la presentación de la SECEM

Queremos agradecer desde aquí a nuestro editor todo su esfuerzo para que este proyecto saliese adelante, muchas gracias Nacho. Y como colofón otro parrafito de Benigno:

«Esta dinastía de pacíficos exploradores amantes de la vida salvaje siempre fue escasa entre las castas, estas ya en sentido peyorativo, de los neolíticos pastores, agricultores y guerreros que desde hace 9.000 años dominan el planeta y han superpoblado el mundo de esclavos hasta la saturación. Nuestros naturalistas son herederos de la especie de sapiens libres del Paleolítico, aquellos que supieron mantener el equilibrio poblacional y mental con la naturaleza durante 100.000 años. Y son la avanzadilla del hombre del futuro, capaz de entenderse con el resto de los seres vivos y consigo mismos. De disfrutar la Tierra».

¡¡Gracias maestro!!

HARMUSCH_portada2

Anuncios