La avanzadilla

Los neumáticos ya trituran piedras por los peladeros saharianos. Tres de los nuestros, Baldera, Javi Herrera y el Indio, van por delante abriendo huella. El resto, todavía en la península, se relame con el goteo de noticias que, intempestivamente, llegan por el wasap. Los últimos preparativos avanzan a marchas forzadas y el grueso de la expedición partirá en breve. Parece que el mal tiempo también se ha instalado por aquellas latitudes y las cosas resultan durillas.

Paisaje nublado

Ir antes puede ser decisivo. Significa tener cámaras trabajando durante mucho tiempo, lo que aumenta las posibilidades de detectar caracal, uno de los premios que vamos buscando. Esto significa, a su vez, un trabajo previo de gabinete para detectar las zonas más interesantes. Una vez hechos estos deberes nuestros colegas se han personado en los lugares elegidos, los han pateado, prospectado y estudiado en detalle. Y entonces, comprendiendo el paisaje, han actuado.

Explorando

Hace un frío inusitado. Del carajo, viejo. El día ha estado cuajado de nubes que amenazaban lluvia y después se rompían en jirones. La jornada ha sido durilla. Montan el campamento y se ponen toda la ropa de abrigo. Javi se sopla las manos como para hacer que se las calienta. Ahora sí que se echaba un cigarrito. Pero lo ha dejado. Esta noche se mete en la tienda.

Mastican en silencio la raquítica cena. Dentro del coche. Pan con foagrás. El sempiterno fuet. Al menos el pan es reciente. No hay fuego de campamento, ni una olla de pasta, de esas que glorifican y preparan con esmero Migue y Bego. Hablan de las huellas que han encontrado. De dónde colocar las cámaras. De la sensación que les depara el lugar; si es bueno o no para la fauna.

IMG-20150325-WA0005

Ir de avanzadilla es duro, aunque tiene sus recompensas. Un grupo pequeño que sobrevive de manera tan austera es proclive a la agilidad y la adaptación. Es eficaz. Pero lo mejor es que son los pioneros, los exploradores de vanguardia, los que van roturando territorio virgen. Los primeros en topar con las novedades. Y eso vivifica.

Por la mañana les sorprende un paisaje blanco. Ha nevado. Joder con el frío, joder con el desierto. Los días anteriores se levantaron con una capilla de escarcha, pero lo de hoy es una nevada en toda regla. Definitivamente los desiertos son tierras de contrastes y sorpresas. «Bueno viejo, vamos al pueblo ese que dejamos ayer atrás; un té calentito puede estar bien para quitarnos esta tiritera viejo».

IMG-20150325-WA0000

Es en el villorrio al que llegan donde encuentran una conexión wifi. Así nos envían las fotos que decoran el post. Y las novedades sobre sus hallazgos. «Los pajareros van a fliparla, viejo». También llegan consejos sobre el frío y una petición que da que pensar: «Si alguien tiene unas botas de sobra del 43, me vendría bien. Me he cargado las mías».

Dado el calibre de las botas del Indio la magnitud de los cascajares y pedregales por los que se han metido debe de ser antológico. Con toda esta información el segundo convoy, que está casi a punto, se frota las manos.

IMG-20150325-WA0014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s