Expedición al Negjyr y Oued Jenna, Enero 2015

El pasado mes de enero de 2015, la Asociación Harmusch realizó una expedición al Sáhara Atlántico con el objeto de evaluar la potencialidad de una zona para futuros estudios del gato de las arenas (Felis margarita), felino cuyos aspectos básicos acerca de su biología y  situación permanecen muy poco conocidos. El grupo estaba formado por ocho integrantes ─Joaquín Pérez, Miguel Ángel Díaz, Begoña Álvarez, J. M. Valderrama, Javier Herrera, Luis G. Cardenete, Nena F. Stols y Jose M. Gil─ que partieron el 10 de enero desde Marmolejo (provincia de Jaén, España) y regresaron el 22 del mismo mes. El viaje se llevó a cabo en dos Landrovers Defender alquilados a la empresa Bujarkay, a la que agradecemos desde aquí su buen hacer con nosotros y los magníficos vehículos que siempre nos facilitan. Tras más de tres horas aguardando en la frontera, por fin salimos de Tánger por la tarde y llegamos a las tierras del Sáhara al día siguiente, tras unos 1200 Km de ruta gracias al tesón de nuestros conductores (Joako, Luis y Javi: ¡gracias!) que solo paraban para repostar. Ya en el desierto, el recorrido fue: Laâyoune (El Ayum), Smara, Bir Anzarane, Aoussard y Dakhla, regresando a Laâyoune por la carretera de la costa.

Sahara 2015

Las principales zonas prospectadas fueron el Negjyr y el Oued Jenna. El primero es un pequeño macizo rocoso de unos 60 km de longitud, donde a mediados del pasado siglo abundaban las gacelas mohor (Nanger dama mohor), los avestruces (Struthio camelus) e incluso había órices cimitarra (Oryx dammah), según pudo comprobar Jose Antonio Valverde en su primera expedición al por entonces Sáhara Español [1]. El Oued Jenna se localiza cerca del pueblo fronterizo de Aoussard, y destaca por sus formaciones bien conservadas de talhas (Acia tortilis raddina) múrkebas (Panicum turgidum) y el reg arenoso de ascaf (Nucularia perreni), donde en los últimos años se han observado numerosos gatos de las arenas [2]. A sendos lados de dicho oued se localizan varios montes isla, como el Gor Derraman, muy sugerentes tanto desde el punto de vista geológico como faunístico.

54 Panoramicas_r

Los resultados fueron muy llamativos, pues por un lado se pudieron localizar con facilidad frecuentes indicios de gato de las arenas, mientras que por otro se comprobó que la zona posee óptimas condiciones logísticas, salvando el problema de las minas. Existen dos tipos, las anticarro y las antipersona. Se utilizaron mayoritariamente en los años ochenta del siglo pasado, durante el conflicto bélico entre Marruecos y el Polisario. Salvo en áreas muy concretas y conocidas, donde abundan, en principio en nuestro recorrido son infrecuentes aunque también impredecibles. En cualquier caso, las zonas que más nos interesan no han registrado incidentes en los últimos años y los pastores nómadas hacen uso continuo de ellas.

ImageComposiciónn1

Durante el trabajo de campo pudimos realizar interesantes registros de fauna sahariana. Entre los mamíferos destacan tres observaciones de gacela dorcas occidental (Gacella dorcas neglecta), seis fenecs (Vulpes zerda), cuatro zorros de Rüppell (V. rueppelli) y un chacal dorado (Canis aureus); mediante foto-trampeo se obtuvieron dos registros de zorros de Rüppell y uno de gato montés norteafricano (Felis lybica); encontramos huellas de un macho solitario de arruí sahariano (Ammotragus lervia sahariensis), un rastro de caracal (Caracal caracal) que hasta donde sabemos es el primer registro de este felino para la región, tres rastros y un cráneo de ratel (Mellivora capensis), numerosos rastros de mangosta esbelta (Gallereda sanguinea), que también son los primeros registros en la región, y un rastro de zorrilla líbica (Ictonyx libica). Localizamos cinco cubiles de hiena rayada (Hyaena hyaena), uno de ellos relativamente reciente que resultó ser un auténtico osario por la increíble acumulación de huesos; en estos cubiles había muchos restos de gacela dorcas, así como cinco cuernos de gacela mohor y un maxilar superior de hiena. Con trampas Sherman se capturaron algunos jerbillos (Gerbillus sp.) y se vieron algunos jerbos (Jaculus sp) y liebres de sabana (Lepus microtis). En el caso de las aves, observamos casi todas las especies típicas de la zona, destacando un bando de unas 300 gangas coronadas (Pteocles coronatus), tres águilas reales (Aquila chryasetos), un búho real desértico (Bubo ascalaphus), un halcón borní (Falco biarmicus), tres prinias charlatanas (Spiloptila clamans) en el oued Jenna y numerosos gorriones saharianos (Passer simplex), calandrias picogruesas (Rhamphocoris clotbey), alondras ibis (Alaemon alaudipes), terreras sahariana (Ammomanes deserti) y colinegra (A. cincturus) collalbas desértica (Oenanthe deserti) y negra de Brehm (O. leucopyga), alcaraván (Burhinus oedicnemus), corredores saharianos (Cursorius cursor), ratoneros moros (Buteo rufinus), cuervos cuellirrojos (Corvus ruficollis), alcaudones reales (Lanius excubitor algeriensis), curruca tomillera (Sylvia conspicillata), etc. Vamos, un auténtico paraíso para los ornitólogos. Los herpetos escasearon por el frío invernal, aunque al menos se consiguieron, entre otros, tres registros de varano del desierto (Varanus griseus), una víbora cornuda (Cerastes cerastes) y numerosos dobs (Uromastyx nigriventris).

SAHARA2015 - 2

Por último, destacar la magnífica acogida que nos dieron los miembros de la Asociación Nature Initiative (ANI) en Dakhla, donde a nuestra salida de su desierto, nos agasajaron con la amable hospitalidad de los habitantes de estas duras pero bellas tierras. En su sede, Taoufik El Balla nos informó sobre los importantes trabajos que desarrolla esta asociación para la conservación del medio ambiente de la región del Oued Eddahab Lagoira (para nosotros, Río de Oro y La Güera); por el interés de nuestra asociación, destacamos el programa de reintroducción de la gacela mohor, el órice cimitarra y el avestruz sahariano, así como el programa de conservación de la población sahariana de la muy amenazada foca monje (Monachus monachus). Ambos están ofreciendo resultados muy esperanzadores y ojalá que pronto veamos la expansión de las focas y a estos antílopes y avestruces corriendo de nuevo libres por el desierto.

68 ANI_r

 

[1] Valverde, J.A. 1957. Aves del Sahara Español (estudio ecológico del desierto). Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Instituto de Estudios africanos, Madrid.

[2] Sliwa, A., Breton, G. y Chevalier, F. 2013. Sand cat sightings in the Moroccan Sahara. Catnews 59, 28-30.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s